jueves, 13 de diciembre de 2012

UGT, CGT Y CCOO ASERPINTO: NO a la Persecución Laboral

UGT, CGT Y CCOO de Aserpinto venimos a denunciar la actitud de persecución y de hostigamiento por la que están siendo víctimas todos los trabajadores de Aserpinto, por parte de algún medio de comunicación local y con el beneplácito de la propia empresa ASERPINTO.

Por pertenecer a una Empresa Pública de Servicios, esta plantilla siempre ha sido utilizada políticamente por los partidos políticos, autoridades y medios de comunicación como un instrumento de crítica política de la buena o mala gestión en sus servicios, salpicando siempre el trabajo individual de los trabajadores de esta
empresa. Estamos cansados de escuchar frases como que “solo trabajan enchufados”, que “no somos profesionales”, inclusive que “somos unos holgazanes que no queremos trabajar”.

Los trabajadores siempre hemos dado respuesta a estos insultos con trabajo, trabajo y trabajo… no entrando nunca al trapo de ningún desprecio y manteniéndonos en la más absoluta neutralidad política.

En este año que termina nos hemos encontrado con las mismas ofensas y desprecios, pero también hemos vivido la circunstancia de encontrarnos en una situación de desamparo laboral, con la sensación de querer vendernos al mejor postor y de cualquier forma, privatizando los servicios conjuntamente o separando actividades, con una negociación de convenio bloqueada por parte de la empresa que pretende reducir al máximo los derechos laborales que tanto nos ha costado conseguir y mantener en el tiempo.

Y ahora, además, para finalizar el año, nos encontramos con un continuo hostigamiento y persecución laboral por parte de un ente ajeno a la empresa, un medio de comunicación –no sabemos si con o sin el consentimiento de la empresa y de las autoridades que la sustentan-, que se dedica a hacernos fotos en nuestra jornada laboral, acusándonos de ociosos: de abandonar nuestro puesto de trabajo, nuestras herramientas de trabajo y de dedicarnos a frecuentar bares y zonas de ocio en nuestro horario de trabajo y, todo ello, con el único fin de desacreditar el servicio que presta Aserpinto.

La respuesta de la Empresa a estas injurias realizadas de forma pública y por escrito, es realizar escritos a los trabajadores afectados pidiéndoles explicaciones como si de una apertura de expediente disciplinario se tratara, sin dirigirse contra el medio de comunicación que realiza las acusaciones, haciendo juicios de valor premeditados en contra de sus propios trabajadores y sin tomar cartas en el asunto para que cese esta persecución laboral.

¿Donde se han quedado los Principios Fundamentales de los trabajadores tales como el Derecho a la Intimidad o el Derecho a un Trabajo Digno? Principios que se declaran en el propio Convenio Colectivo que sigue en vigor y donde la empresa los declaró como objetivos básicos del propio convenio: “el respeto a los derechos de los trabajadores”.

UGT, CGT Y CCOO no vamos a permitir que se sigan vulnerando derechos constitucionales y básicos de los trabajadores y vamos a utilizar todas las armas legales que estén en nuestra mano para defenderlos contra la empresa y contra las autoridades, entidades o medios de comunicación que los vulneren.

Por otro lado, pedimos a “ese medio de comunicación” y a “sus periodistas” que apliquen su propio Código Deontológico en el tratamiento de la información que publican, no podemos por más que destacar las faltas de neutralidad, de objetividad y de profesionalidad en el último artículo que publican, que vulnera todos los principios básicos del periodismo: el respeto a la verdad, el estar abierto a la investigación de los hechos antes de su publicación, el perseguir la objetividad, el contrastar los datos de forma precisa, el diferenciar con claridad entre información y opinión, el enfrentar las versiones sobre un hecho antes de publicarlo y el respeto a la presunción de inocencia.

En el artículo que reseñamos se incumplen todos los principios básicos que hemos apuntado, porque no se respeta la verdad cuando nos acusan de abandonar nuestro puesto de trabajo y nuestras herramientas de trabajo para irnos a bares y zonas de ocio en nuestro horario de trabajo, porque no se ha realizado por parte del periodista de turno una investigación clara de los hechos de si era cierto o no, publicando una
foto que un vecino le entrega sin contrastar los hechos con la otra parte perjudicada, sin respetar la presunción de inocencia; y por supuesto, existe en el artículo una mezcla del periodista Rulasmartos que lo redacta (como así se hace llamar en su twitter) de la información que ofrece y su opinión personal con una absoluta falta de profesionalidad al no informarse sobre estas cuestiones antes de publicarlas, afirmando situaciones que además van en contra de la ley vigente, como cuando afirma que “cuando expire el convenio colectivo de Aserpinto sin acuerdo la empresa podría imponer un nuevo convenio” o cuando afirma que “a partir del 1 de enero la baja laboral de los empleados de Aserpinto se les aplicarán las mismas condiciones que al resto de los trabajadores municipales.”

Solo esperamos que por parte de dicho medio de comunicación y de su periodista Rulasmartos se dignen, cuando menos, a cumplir el último principio deontológico que le queda por incumplir que es “la rectificación de las informaciones erróneas”.


Pinto, a 13 de Diciembre de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario